Fuga venosa

La pérdida precoz de la rigidez peneana durante el coito también está relacionada, además de factores psicógenos, con la disfunción veno-oclusiva conocida como Fuga Venosa.

En tales casos, los estudios realizados hasta el presente con ecodoppler color y estimulación farmacológica han sido implementados sobre las arterias dorsales superficiales y profundas.

Partiendo del criterio que tales vasos realizan un recorrido a lo largo del pene hasta llegar al glande prácticamente sin emitir ramas, y siendo los cuerpos cavernosos irrigados fundamentalmente por las arterias y venas cavernosas y sus ramas helicinas, la evaluación de estos vasos adquiere relevancia a los fines de evaluar la pérdida precoz de la tumescencia.

La evaluación doppler color con el pene fláccido permite reconocer a simple vista la presencia de dilataciones venosas (várices) de distinto calibre.

Tratamiento

El hallazgo de várices de las venas cavernosas a nivel de las raíces peneanas, con dilataciones mayores a 2 mm, se pudo asociar a fuga venosa en la totalidad de los pacientes que presentaban dicha condición.

En un intento de corregir dicha situación, la aplicación de ondas de choque focalizadas de baja intensidad a nivel de dichas raíces obtuvo como resultado la reducción del calibre de dichas dilataciones venosas.

El mecanismo de acción propuesto consistió en incrementar la vascularización a dicho nivel, mediada por el VEGF, a los fines de mejorar el tono y trofismo muscular peri-venoso, dada la escasa respuesta obtenida mediante la indicación de medicamentos veno-tónicos.

Los resultados obtenidos tras 4 sesiones de 3000 ondas focales cada una (1 a 2 por semana), con una frecuencia de entre 3 y 4 Hertz y con una potencia de 0,25 mj/mm2, fue la reducción del calibre de las venas en más del 50% de su calibre original, acompañado de una notoria mejoría de la simtomatología.



turnos

General Urquiza 566. CABA
Tel (+54 9 11) 4935-4555
Mail info@shockwaveargentina.com
Horario Lunes a Viernes de 8 a 17 hs

Contactanos